Skip navigation

Tag Archives: Ambiente

Editorial: Multilingual matters ltd

From a glacier in Bolivia to a lake in Cambodia and a waterfall made of fire in Yosemite, a list of nine attractions around the world highlight those consigned to the history books.

Origen: | Daily Mail Online

Acaba de realizarse en París Francia, entre el 30 noviembre y 12 de diciembre la Cumbre de las Partes COP21, encuentro promovido por la Organización de Naciones Unidas para que los países del mundo proponga soluciones y lleguen a compromisos para controlar el Calentamiento Global y su impacto en el Cambio Climático. A propósito de este importante evento y los acuerdos alcanzados es oportuno e importante señalar el aporte de la Organización Internacional de Estándarización (ISO) a través de las normas creadas que permiten mitigarlo y combatirlo, tal como lo señaló el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ente asesor de la ONU, en un informe publicado en el año 2007.

En este sentido, las normas desarrolladas por la ISO, aunado al de organizaciones como la Comisión Electrotécnica Internacional (CEI), y la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), abarcan aspectos de tecnologías, metodologías y estrategias de mitigación, en diferentes sectores como energía, industria, transporte, agricultura entre otras. La cual incluye:

  • El monitoreo y la medición de emisiones de gases de efecto invernadero, la medición de la huella de carbono
  • El diseño y la construcción lugares de trabajo energéticamente eficientes
  • El fomento de buenas prácticas en la gestión y el diseño ambiental.
 Particularmente la ISO ha creado desde hace varios años la serie de normas ISO 14000, siendo un requisito el cumplimiento de la legislación vigente para efectos de la obtención de la certificación ISO 14001, ya hoy en su versión 2015. Igualmente ISO ha desarrollado entre otras normas la ISO 50001 e ISO 14064, ambas bajo esquemas de certificación. La ISO 50001 Sistemas de Gestión de la Energía, persigue gestionar el uso de las diferentes tipos de energía en los procesos productivos en las organizaciones, buscando minimizar el consumo de las mismas y en particular si es proveniente de fuentes termoeléctrica, pretende la sistematización del seguimiento, control y disminución continua de dicho consumo, con su consecuente disminución del aporte del CO2 al ambiente como gases de efecto invernadero.

Familia de Normas ISO 14000

  • Norma ISO 14001. Sistemas de Gestión Ambiental
  • Norma ISO 14004  Directrices generales sobre principios, sistemas y técnicas de apoyo” Norma ISO 14012  Criterios fundamentales para poder calificar a los auditores.
  • Norma ISO 14013 Guía de consultas para realizar la revisión de la certificación ambiental.
  • Norma ISO 14014  guía para la revisión inicial a los Sistemas de Gestión Ambientales.
  • Norma ISO 14015 guía en la que se encuentran los criterios necesarios para realizar una evaluación del emplazamiento ambiental.
  • Norma ISO 14031 para la evaluación del comportamiento que presenta el medio ambiente.
  • Norma ISO 14032  guía de indicadores específicos para el sector industrial.
  • Norma ISO 14060  guía con la que se pueden incluir aspectos ambientales en los productos realizados por la organización.
 En cuanto a la Norma ISO 14064, es una norma creada para proveer un método de Medición de los Gases de Efecto Invernadero (GEI) y el cálculo de la Huella de Carbono, con un grupo de normas asociadas que la complementan.

Es importante destacar que, según las estadísticas de ISO para el año 2014, en el mundo existen 324.168 organizaciones certificadas con la Norma ISO 14001 y 6.778 certificaciones con la Norma ISO 50001. Ambas certificaciones han incrementado en forma importante su uso en los últimos años, ya que se ha entendido su aporte como herramientas para apoyar la gestión organizacional y empresarial.

Normas asociadas a la ISO 14064

  • ISO 14064 Especificaciones para cuantificar, monitorear e informar sobre emisiones de gases de efecto invernadero (y su remoción) (Partes 1 y 2); y especificaciones para validar o verificar las afirmaciones sobre tales temas.
  • ISO 14065 Requerimientos y principios para órganos acreditados para la validación y verificación de gases de efecto invernadero.
  • ISO 14066 Norma que especifica los requisitos de competencias para equipos de validación y verificación de gases de efecto invernadero, incluyendo guías para su evaluación-
  • ISO 14067 Norma sobre el cálculo de la huella de carbono en producto, y su comunicación incluyendo el etiquetado.
  • ISO 14069 documento guía para la cuantificación e informe de emisiones de gases de efecto invernadero para organizaciones.

Nueva gererencia

No suele haber sorpresas desagradables para los turistas que visitan la ciudad perdida de los inca en Machu Picchu. Llegan desde Cuzco en el tren temático de la empresa de vacaciones de lujo británica Belmond tras ver una pasarela de moda de las últimas prendas de baby alpaca de la marca Michel. La visita suele hacerse con guía y hay tiempo para abundantes selfies con el templo del sol y la montaña detrás, muy cotizados en Facebook.Es una de aquellas “experiencias inolvidables worldwide”, según el eslogan de Belmond. Pero en octubre, con temperaturas récord en la selva alta peruana, la experiencia por poco se convirtió en una pesadilla. Apareció una densa humareda sobre los bosques de la selva alta. Luego, una nube densa de cenizas negras cayó sobre los turistas. Hasta se tuvo que preparar la evacuación. Al final, todo quedó en un susto y una foto singular de la humareda avanzando hacia el altar sacrificial del cóndor. Pero el día siguiente, el subgerente de normativa y gestión ambiental de la provincia de Cuzco Edwin Mansilla, advirtió en el diario La República de Perú que “debido a la sequía, el aumento de temperaturas, y la mayor cantidad de material seco en los bosques, la cifra de incendios probablemente incrementará”. Efectivamente, se producirían veinte incendios en el mes de octubre sólo en la provincia de Cuzco. Los factores de fondo, explicó Mansilla, son “el cambio climático y el fenómeno de El Niño”.Según el Tyndall Center, el centro británico dedicado al análisis del clima global, Perú es el tercer país del mundo más vulnerable al cambio climático. Otros países andinos sobre todo Ecuador y Bolivia, sufren también los riesgos climáticos. Históricamente, el deshielo de los 18 glaciares tropicales de la Cordillera Blanca de Perú así como el Catachachi en Ecuador o el Chacaltaya en Bolivia, habían proporcionado un suministro fiable de agua para los dos millones de habitantes de la cordillera. Ya no. El Catacachi y el Chacaltaya han desaparecido. Los glaciares que permanecen están en retroceso tras perder más del 30% de su masa desde 1975. Se prevé que los que se sitúan a menos de 5.000 metros de altura habrán desaparecido antes del 2035.La causa es obvia. Según las dos estaciones meteorológicas de Puno en el altiplano de Perú cerca del Lago Titicaca, las temperaturas en esa zona andina han subido 0,6 grados en los últimos 15 años, y se prevé que subirán entre el 1,3 y el 1,8 grados más antes del 2030. “El cambio climático ya es una realidad aquí; los campesinos dicen “los puquiales se están secando”, es decir que se pierden una serie de fuentes de agua”, dice Rocío Valdeavellano del Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climático en Lima. La desaparición de los glaciares constituye un golpe existencial para los habitantes del altiplano ya que proporcionaban agua durante los meses de escasa pluviometría “Los glaciares almacenaban agua para soltarla gradualmente a los páramos, la principal fuente de agua potable en los Andes”, dijo Miguel Saravia del Consorcio para el Desarrollo Sostenible de la Ecorregion Andina en Lima.“Por el momento, el agua del deshielo ha llenado lagunas que abastecen a muchas comunidades”, dijo Suyana Huamani , de la oenegé Derecho, Ambiente y Recursos Naturales. “Dentro de 20 años se habrán secado”, añade. A 200 kilómetros por carretera de Machu Picchu y a 4.500 metros de altura, diversas comunidades de campesinos de la provincia de Cotabambas han tenido que bajar desde los altos de la sierra debido a la escasez de agua. No ha sido una decisión fácil; hacia siglos que sus antepasados vivían arriba porque los tubérculos –clases diferentes de patatas, el alimento de subsistencia para estas comunidades– se cultivan en alturas mayores para evitar las plagas. “Ahora vivimos abajo y subimos a cultivar las papas”, dijo Felix Challhuahuacho, residente de una comunidad campesina cerca de la enorme mina de cobre Las bambas, otra fuente de contaminación. Las subidas de temperaturas pueden resultar catastróficas también para la seguridad alimentaria de esos indígenas. “El chuño (un tubérculo de color negro) se cosecha tras la heladas para poder ser conservada durante mese, incluso, años cuando hay escasez de otros alimentos”, dice Zenon Choquehuanca, coordinador de la Asociación de Servicios Educativos Rurales en Puno. “Si no hay heladas, no habrá chuño”, sentencia.Pero el peligro no sólo sobrevuela las comunidades indígenas del altiplano sino sobre las grandes ciudades de la franja desértica de la costa. Aunque los Andes peruanos sueltan una cantidad enorme de agua, el 98% fluye hacia Amazonas en el este. El suministro de agua para los ocho millones de habitantes de Lima puede quedar en entredicho si el cambio climático no se detiene. El suministro de energía tampoco estará a salvo. Por mucho que se aplaude en París el hecho de que el 56% de la energía peruana proceda de fuentes hidroeléctricas (calificada como un recurso renovable), hay un problema. Según un estudio sobre la central Caños de Pato en el Río Santa, la desaparición de los glaciares, supondrá una reducción de la energía del 37%

Origen: La Vanguardia.com

Según el Proyecto de Tercera Comunicación a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que elaboró la Argentina, cada habitante de este país genera algo más de 8 toneladas de dióxido de carbono por año, es decir, uno de los principales gases de efecto invernadero (GEI). El informe se elaboró en ámbitos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y en su presentación, se incluyó más de un aspecto cuestionable. El informe de Modelos Climáticos demuestra que en el país hubo un aumento de la temperatura de hasta medio grado, y en la Patagonia el incremento de la temperatura media fue mayor llegado a superar el grado centígrado, esto influyó como en el caso de los incendios forestales en Chubut y en las inundaciones en el centro del país”. La apreciación se nos antoja un tanto superficial. Es verdad que las inundaciones son consecuencias de la deforestación que a su vez, contribuyen al cambio climático. Pero los incendios en Patagonia se originaron de manera intencionada y si no se apagaron durante semanas fue por la ineficacia de tres jurisdicciones estatales, incapaces de contrarrestar las llamas. Invocar el calentamiento global de manera liviana para justificar incompetencias puede resultar demasiado cómodo. Los datos del inventario nacional se actualizaron a 2012. Se contabilizaron los gases que emitieron la actividad del transporte, la generación de energía en usinas, los residuos y desechos cloacales, algunos procesos industriales y el sector agrícola y ganadero. Como puede advertirse, el estudio no analizó la contribución del desmonte en general ni el corrimiento de la frontera agrícola, factores centrales en la generación de GEI en la Argentina.  se concluyó que el sector más contaminante es el energético, responsable del 54 por ciento de todas las emanaciones. En el sector en cuestión se incluye la contaminación que surge de la producción de electricidad (32 por ciento del sector) y el combustible que consumen los vehículos (30 por ciento), entre otros componentes. Hay que recordar que los motores de los autos, el transporte público y carretero más las turbinas que queman combustible de origen fósil emanan dióxido de carbono. El sector agrícola y ganadero se ubica segundo, con el 35 por ciento de las emisiones totales. El ganado vacuno produce metano por dos vías: durante la digestión (39 por ciento de las emisiones sectoriales) y con sus excreciones (19 por ciento). El estudio de la Secretaría de Ambiente de la Nación no entra en algunos “detalles”, como ser la contribución general del sistema agroalimentario al calentamiento global…

.

El informe “Cambio Climático y Turismo”, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización Mundial de Turismo (OMT), proyecta que, en caso de que todo siguiese como hasta ahora –y considerando la previsión de la OMT de un crecimiento anual promedio de las llegadas de turistas internacionales del 4% hasta el 2020–,las emisiones de CO₂ generadas por el sector turístico a escala mundial podrían haber crecido un 152% para el 2035. La OMT refiere, además, que el turismo aporta más del 10% del Producto Bruto Interno (PBI) mundial y genera un aproximado de 115 millones de empleos directos.

 | ConexiónCOP.

1

Aislante térmico: una mayor capa de aislamiento consigue reducir el intercambio de calor y frío con el exterior y reduce la necesidad de aire acondicionado y calefacción, reduciendo el consumo eléctrico y de gas.

2

Ventilación pasiva: un adecuado diseño arquitectónico para mejorar la ventilación de la vivienda reduce la necesidad de instalar aire acondicionado, una tecnología de alto consumo energético.

3

Sombreado: el sombreado en la fachada que más sol recibe de la casa refresca la vivienda y evita la utilización de energía.

4

Ventanas triples: tienen el mismo efecto que el aislante térmico, tanto para el frío como para el calor.

5

Equipamiento eficiente, como calentadores solares, lámparas CFL, calentadores de gas eficientes que permiten reducen el consumo de agua y electricidad enormemente.

 

vía  » Hablemos de cambio climático.

El llamado es para todos. Turismo y Cambio Climático, dos líneas paralelas que incluso estando en diferentes direcciones buscan un punto de encuentro, para demostrarnos como debemos empezar a cambiar de mentalidad y comportamiento, no solo es lo económico, es la lucha por la preservación, por un desarrollo competitivo y sostenible.

vía   S. Mauricio Aguilar

Anáhuac y especialista en materia de turismo, explicó que existen 3 elementos que afectan a la sociedad mundial con el cambio climático: el pasado con sus legados inmuebles y muebles, el presente con su desarrollo socioeconómico y el futuro con la pérdida de patrimonio natural y cultural, dejando a pueblos enteros sin referentes, nuevos paisajes y un capital natural alterado.

vía  | Sexenio Puebla.

Observatorio de Turismo Sostenible y Cambio Climático OTSCC,

 

vía proceso.