Skip navigation

En la mayor parte de la Argentina, el calentamiento desde 1901 ha sido un poco más bajo que el promedio mundial, aunque con tendencias fuertes en las temperaturas extremas y en las olas de calor durante las décadas más recientes. Los datos surgen del artículo “Cambio Climático en Argentina: Tendencias, Proyecciones, Impactos y Adaptación”*, entre cuyos autores se encuentra Matilde Rusticucci**, profesora de la materia “Introducción a la Ciencia del Cambio Climático” de la Especialización en Derecho y Economía del Cambio Climático de FLACSO Argentina.

Según el paper, hubo un notable aumento en las precipitaciones sobre la mayor parte de la Argentina subtropical, especialmente desde 1960. Esto ha favorecido los rendimientos de la agricultura y la extensión de las tierras de cultivo en las regiones semiáridas, pero este aumento también llegó con fuertes lluvias, cada vez más frecuentes, y la consiguiente inundación de las zonas rurales y áreas urbanas.

Asimismo, desde principios de la década de 1970, los principales ríos de la Cuenca del Plata han incrementado sus caudales medios, pero esto se atribuyó no sólo a un aumento de las precipitaciones, sino también a cambios en el uso del suelo. Por el contrario, en los Andes, la reducción en las precipitaciones y el aumento de la temperatura ha llevado a que los glaciares retrocedan y a una reducción en los caudales de los ríos. Las proyecciones climáticas para la primera mitad de este siglo mantienen las tendencias observadas y plantean inquietudes adicionales que en la mayoría de los casos pueden ser tratados con políticas de adaptación oportunas.

Sin embargo, a finales de este siglo, bajo un escenario de emisiones extremas, el calentamiento proyectado alcanza 3.5°C en el norte del país con respecto a las condiciones actuales. No hay un conocimiento suficiente para suponer que este calentamiento no crearía graves daños a las personas y la economía de la Argentina. Debido a los daños y las víctimas que los eventos de olas de calor y precipitaciones extremas ya están produciendo, la adaptación más urgente requerida es reforzar los sistemas de alerta temprana y planes de contingencia para hacer frente a extremos climáticos y sus consecuencias sobre la salud.

Si quiere leer el artículo completo (en idioma inglés), puede solicitarlo a cambioclimatico@flacso.org.ar.

* V. Barros, J. Boninsegna, I. Camilloni, M. Chidiak, G. Magrín, M. Rusticucci (2015). “Climate change in Argentina: trends, projections, impacts and adaptation”. WIREs Climate Change, 6 (2), 151-169.

** Matilde Rusticucci es Doctora en Ciencias de la Atmósfera y Licenciada en Ciencias Meteorológicas (UBA). Se ha desempeñado como Autora Principal Coordinadora en el 5to Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), Grupo de trabajo 1, como Miembro del equipo de escritura del Informe Síntesis Técnico de los grupos I, II y III del 5to Informe de Evaluación del IPCC, y como Autora Principal del 4to Informe de Evaluación del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), Grupo de trabajo 1 sobre bases físicas, entre otros.

Origen:  Foro sobre Cambio Climático

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: