Skip navigation

La soja en la región norte. En esta zona, la mirada está en las altas temperaturas promedio que impactan en el cultivo. Aquí los productores tienen un amplio abanico de opciones, que van desde variedades de ciclo de madurez 4 hasta 8. Aunque en el NEA hay precipitaciones desde fines del invierno, durante todo el verano y hasta el otoño, la gran limitante es el estrés térmico. Las altas temperaturas que ocurren durante el mes de enero obligan a sembrar grupos largos, de manera de llegar al período crítico reproductivo en febrero, con buenas lluvias y menores temperaturas.

En el NEA, se recomienda recurrir a variedades de alta estabilidad, si es posible indeterminadas. En el NOA, por su parte, las altísimas temperaturas que afectan al Chaco dejan de ser un problema. Allí se pueden sembrar ciclos más cortos –abundan grupos 6 medios hasta 7 largos- y la dificultad radica en el clima monzónico. Las lluvias están mucho más estacionadas y empiezan recién a fines de octubre y noviembre, por lo que se puede sembrar a partir de diciembre. A la hora de las recomendaciones, nos mantenemos más quietos que nunca en lo que hace a distanciamiento. No tiene sentido, cuando la principal limitante es hídrica, estar buscando mejorar la captación de radiación arrimando surcos,  mantenemos el distanciamiento a 52 y sembramos después de las lluvias, con buen contenido hídrico, aunque se vaya la fecha hacia fin de año. Y se utilizan grupos de madurez que sembrados en diciembre permitan tener el período crítico avanzado en enero o principios de febrero, cuando se reciben precipitaciones”.

En la zona central. Una de las ventajas que tenemos en esta zona es una amplia etapa de cultivo. Podemos estar sembrando soja desde fines de septiembre hasta enero, es decir, de grupos 3 largos a 6.8 indeterminados o 7 cortos. Y aquí juegan un papel importante las variedades con opciones de hábito de crecimiento. Compara dos variedades de ciclo similar. Frente a la que tiene hábito de crecimiento indeterminado, el tallo sigue creciendo casi toda la estación y produciendo nuevos nudos. Frente a la otra, con hábito de crecimiento determinado, que se ve más baja, la planta para de crecer y llega a una determinada altura y se frena. Potencial y estabilidad de rendimiento son las dos herramientas que la RECSO provee para elegir variedades de manera adecuada. Para los productores de la zona centro, el factor más importante es el agua. “La soja no es un cultivo que se pueda sembrar en seco y esperar a que llueva. Es una semilla sumamente sensible, por eso es preferible esperar una lluvia aunque se demore la fecha de siembra un poco. En la franja central hacia el oeste es donde hay que empezar a mirar mucho más los detalles de economía del agua. Es decir, manejar los barbechos, las rotaciones y la siembra directa.

La tercera gran zona sojera es la del Sur. Más allá de ruta 5, en la provincia de Buenos Aires, e incluso más al sur de ruta 3. La radiación es importante, pero la fuerza que empuja el crecimiento en todos los cultivos anuales es la temperatura. En la región sur, menores temperaturas y un período libre de heladas más corto definen una estación de crecimiento más breve que obliga a buscar grupos precoces de madurez –de 2 largo, a 3 y 4 cortos-. En esta región, el cultivo se ha extendido gracias al mejoramiento que se le ha hecho al cultivo, que ha ganado en adaptación a este ambiente. En el Sur se puede hablar de distanciamiento, de arrimar hileras para compensar las menores temperaturas. En lo que hace a fechas de siembra, éstas van desde mediados de noviembre hasta diciembre. Pero el grueso se realiza a partir del 15 de noviembre en adelante. En esta región no vemos surcos cubiertos o sojas con crecimiento importante hasta el año siguiente. Siempre tienen que venir los calores de las fiestas para que la soja explote. Entre las recomendaciones para la zona, se aconseja no sembrar antes de noviembre. Hay que empezar cuando tenemos buenas temperaturas de suelo. En las situaciones en las que se puede y la maquinaria da, arrimar surcos, hacer un estrechamiento de hileras a 40 o 35 centímetros. Además, elegir adecuadamente el material a sembrar. Hoy ya tenemos muy buenos materiales de grupos 3 medios y 3 largos con alto potencial de rendimiento. Aquí son todas indeterminadas y nos permiten tener una situación de alta produccion en lotes buenos. En aquellos en los que existe tosca cercana a la superficie, se debe compensar con variedades más estables y adaptadas a ambientes más restrictivos. Así, Nidera hace un nuevo aporte de contenidos en busca de una más eficiente y sustentable producción agrícola.

El cronograma de capacitaciones de Agricultura Consciente, al que se puede acceder libremente en http://www.agriculturaconsciente.com , continuará en octubre con la participación del especialista en agricultura de precisión Andrés Méndez, de INTA Manfredi, que estará disponible a partir del 20 de octubre.

Origen: infocampo.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: