Skip navigation

Según el Proyecto de Tercera Comunicación a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático que elaboró la Argentina, cada habitante de este país genera algo más de 8 toneladas de dióxido de carbono por año, es decir, uno de los principales gases de efecto invernadero (GEI). El informe se elaboró en ámbitos de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable y en su presentación, se incluyó más de un aspecto cuestionable. El informe de Modelos Climáticos demuestra que en el país hubo un aumento de la temperatura de hasta medio grado, y en la Patagonia el incremento de la temperatura media fue mayor llegado a superar el grado centígrado, esto influyó como en el caso de los incendios forestales en Chubut y en las inundaciones en el centro del país”. La apreciación se nos antoja un tanto superficial. Es verdad que las inundaciones son consecuencias de la deforestación que a su vez, contribuyen al cambio climático. Pero los incendios en Patagonia se originaron de manera intencionada y si no se apagaron durante semanas fue por la ineficacia de tres jurisdicciones estatales, incapaces de contrarrestar las llamas. Invocar el calentamiento global de manera liviana para justificar incompetencias puede resultar demasiado cómodo. Los datos del inventario nacional se actualizaron a 2012. Se contabilizaron los gases que emitieron la actividad del transporte, la generación de energía en usinas, los residuos y desechos cloacales, algunos procesos industriales y el sector agrícola y ganadero. Como puede advertirse, el estudio no analizó la contribución del desmonte en general ni el corrimiento de la frontera agrícola, factores centrales en la generación de GEI en la Argentina.  se concluyó que el sector más contaminante es el energético, responsable del 54 por ciento de todas las emanaciones. En el sector en cuestión se incluye la contaminación que surge de la producción de electricidad (32 por ciento del sector) y el combustible que consumen los vehículos (30 por ciento), entre otros componentes. Hay que recordar que los motores de los autos, el transporte público y carretero más las turbinas que queman combustible de origen fósil emanan dióxido de carbono. El sector agrícola y ganadero se ubica segundo, con el 35 por ciento de las emisiones totales. El ganado vacuno produce metano por dos vías: durante la digestión (39 por ciento de las emisiones sectoriales) y con sus excreciones (19 por ciento). El estudio de la Secretaría de Ambiente de la Nación no entra en algunos “detalles”, como ser la contribución general del sistema agroalimentario al calentamiento global…

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: