Skip navigation

Las plantas reflejan la luz según su arquitectura y estado fenológico, contenido de clorofila en las hojas, de humedad, plagas y enfermedades, factores que afectan la respuesta espectral de la superficie sometida a observación remota.

Un método para obtener imágenes multiespectrales es a partir de sensores multiespectrales aerotransportados (fotografías aéreas), que registran la refracción radiométrica de los viñedos, refracción que se separa en bandas espectrales con las cuales se pueden
obtener imágenes e índices de vegetación, que desde el punto de vista de la matemática se elaboran a partir de la combinación algebraica de las diferentes bandas espectrales obtenidas a través de la teledetección, que es capaz de entregar información muy útil y que en el caso de las viñas chilenas les ha permitido tener un índice de la variabilidad de vigor de sus plantas y claridad sobre los factores que estaban afectando y diferenciando el crecimiento vegetativo, explicó Barrera. [subir]

Mapeo de áreas de vigor

El vigor de una planta es el resultado del tipo y la profundidad de suelo, del agua que recibe y de la radiación solar que la afecta, todos aspectos que deben manejarse adecuadamente para obtener uva y vino de calidad.

El PROGAP ha demostrado que el empleo de imágenes multiespectrales relacionadas con índices de vegetación permiten subdividir áreas o bloques de cosecha basada en el vigor de las plantas. Los especialistas creen que la segmentación de bloques puede resultar en una maduración de los viñedos más uniforme, potenciando la calidad del vino producido.

Mediante las imágenes multiespectrales y la derivación de los índices espectrales, se obtuvo la información que permitió desarrollar mapas precisos de las diferentes áreas de vigor. En dichas investigaciones se ha trabajado en base a datos de la calidad química de las uvas, aunque no es propósito de este proceso definir la calidad organoléptica, ya que dicha tarea corresponde al enólogo y dependerá de las necesidades de producir uno u otro vino. Pero lo que sí se puede determinar son las condiciones químicas de las uvas por sector homogéneo, precisó el director del PROGAP. [subir]

Beneficios

Pese a que no es posible todavía inferir directamente de una imagen espectral la madurez de un fruto, sí se puede usar esta tecnología para establecer zonas de iguales valores de madurez. De esta forma es posible realizar un calendario de cosechas, según zonas de igual estado de madurez, las que han sido previamente definidas
mediante la correlación con las muestras de terreno en cada zona clasificada por vigor. Esto permite establecer una secuencia de cosecha, brindando la oportunidad de mejorar la maduración de
aquellos sectores más atrasados. Con esto, las viñas evitan confundir mostos de diferentes características de maduración, protegiendo especialmente las uvas de mejor calidad y evitando su
dilución en una masa indiscriminada.

Para el riego es también muy relevante, ya que permite hacer mapas de necesidad hídrica que permiten conocer el estrés dentro de un área o cuartel específico y de esa forma elegir el criterio de riego más adecuado de aplicar.

Por último las imágenes espectrales también hacen posible la elaboración de un mapa de área foliar, muy útil para el manejo agronómico del viñedo. [subir]

vía Revista I+D · Dirección de Investigación de la Universidad de Concepción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: